Senadores

Las noticias por municipio


Contrapapel / Edoméx / Texcoco

Comercio ambulante en Texcoco, una forma de subsistir


El señor Manuel Paulino, comerciante de sombreros chinos (cónico asiático), se gana la vida entre calles y avenidas de diversos municipios mexiquenses.

Comercio ambulante en Texcoco, una forma de subsistir

Economía › Estado de MéxicoTexcoco

Estados › Lidia Ortega

En el Estado de México las principales actividades económicas están ligadas al comercio, lo que ha permitido posicionar al estado como la segunda economía del país, sólo detrás de la CDMX.

Cientos de mexiquenses han encontrado en el comercio ambulante la forma de subsistir.

El señor Manuel Paulino, comerciante de sombreros chinos (cónico asiático), se gana la vida entre calles y avenidas de diversos municipios mexiquenses.

Originario de Otzolotepec, Estado de México, con 62 años de edad, ha dedicado gran parte de su vida al comercio ambulante.

El señor Paulino, relató que su primer oficio fue vendiendo rosas en las calles, y después inició a coser muñecos de teatro guiñol.

Posteriormente se encontró con los sombreros asiáticos, mismos que eran vendidos por un ambulante.

Desde hace más de cuatro años ha trabajado elaborando sombreros asiáticos, tras ver la manera en que estaban confeccionados, comenzó a imitar los moldes.

’Primero me salieron mal, unos chuecos, hasta que saque el sombrero bien y ahora los hacemos mejor’, afirmó el comerciante.

El material principal para elaborar su trabajo es la palma, traída desde el estado de Guerrero, hilo y tijeras.

Cerca de 30 minutos le lleva hacer un sombrero; es apoyado por algunos de sus familiares, quienes a la semana, producen entre 100 y 150 sombreros, entre ellos realizan todo el procedimiento que va desde tender la palma, hasta cortar los hilos sobrantes del sobrero.
Desde hace unos meses, el señor Pualino visita el municpio de Texcoco de dos a tres veces por semana, en donde recorre las calles para ofrecer sus sombreros con un costo de setenta y cinco pesos.

Dijo sentirse muy agradecido con las personas que se encuentra día con día, al igual que con los texcocanos quienes siempre lo reciben de buena forma y le han regalado cosas.

Por lo que su trabajo se ha hecho popular en redes sociales y entre los texcocanos, ya que sus peculiares sombreros son de gran utilidad y costo accesible.

Continúa leyendo


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor