Las noticias por municipio


Contrapapel / CDMX / Álvaro Obregón

Los sismos no pueden predecirse ni aquí ni en China investigador


Hasta ahora ni con la tecnología más avanzada se puede saber cuándo y a qué hora ocurrirá un movimiento telúrico, sin embargo, el riesgo está latente porque México se encuentra una de las zonas sísmicas más activas del mundo.

Los sismos no pueden predecirse ni aquí ni en China investigador

Desastres › Ciudad de MéxicoÁlvaro Obregón

Estados › STAFF

Por Iván Santiago Marcelo

México, 22 Feb (Notimex).- Hasta ahora ni con la tecnología más avanzada se puede saber cuándo y a qué hora ocurrirá un movimiento telúrico, sin embargo, el riesgo está latente porque México se encuentra una de las zonas sísmicas más activas del mundo.

’Los sismos no se pueden predecir, nadie ha encontrado la forma de hacerlo a pesar de tantos avances en la tecnología’, sostuvo el especialista en entrevista con Notimex.

Ni siquiera China que es uno de los países que más ha invertido en sismología ha obtenido resultados favorables para predecir un temblor, aseveró Raúl Valenzuela Wong, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM.

’Los sismos no se pueden predecir ni aquí ni en China, en el sentido de que uno de los países que ha invertido en la predicción de los sismos es precisamente China’, sostuvo.

El especialista explicó que la mayor parte del territorio mexicano está en la Placa de América del Norte; la Península de Yucatán se encuentran en la Placa del pacífico, que es una placa muy grande y que abarca gran parte del pacífico.

Hacia el sur de Chiapas, abundó, está la Placa del Caribe y frente a las costas del Pacífico mexicano, entre Jalisco y Chiapas, por debajo del mar, tenemos las placas de Cocos y la De Rivera.

’Estas dos placas tienen la particularidad de que se están metiendo por debajo de la placa de América del Norte y estos son algunos de los sismo más destructivos y más grandes que se pueden esperar en México’, dijo Valenzuela Wong.

Indicó además que la actividad sísmica a nivel mundial es variable de un año a otro, sin embargo, a nivel mundial se producen al año en promedio 150 sismos de magnitudes de entre 6 y 6.9; unos 15 de magnitudes de entre 7 y 7.9; y mayores a magnitud 8, uno cada año o uno cada dos años.

Valenzuela Wong indicó que más allá de preocuparnos sobre cuándo ocurrirá un temblor, se deben enfocar los esfuerzos en estar prevenidos en la medida de lo posible.

’Es algo que se dice muy fácil, pero nos requiere una inversión de tiempo, dinero; idealmente lo que quisiéramos es garantizar la seguridad estructural de los edificios, de tal suerte que pudiéramos estar seguros de que al momento que va a venir un sismo estos edificios no se nos vayan a venir abajo’, indicó.

Insistió en que desde el punto de vista ingenieril y tecnológico es posible trabajar en la prevención, pero no así en el tema de la predicción.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional (SSN) los temblores son un fenómeno recurrente cuando se ha acumulado nuevamente suficiente energía en la frontera entre las placas, ésta tendrá que liberarse mediante la ocurrencia de un nuevo sismo.

Señala que los eventos sísmicos ocurren periódicamente en las mismas regiones geográficas, a medida que pasa el tiempo en una región donde no ha ocurrido un temblor fuerte, mayor es la probabilidad de que ahí ocurra uno.

Valenzuela Wong llamó a la población a no caer en pánico y mejor atender los protocolos de Protección Civil.

’Es importante recalcar que México es un país sísmicamente activo y si en algún momento llegara a producirse un sismo tampoco debiera de sorprendernos’, finalizó.

Continúa leyendo


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor