¿Cómo se puede prevenir el cáncer cervicouterino?

0

México, 26 Mar (Notimex).- En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Prevención del Cáncer Cervicouterino (CCU), que se lleva a cabo cada 26 de marzo, se debe conocer de qué trata esta enfermedad y cómo se puede prevenir.

El cáncer cervicouterino (CCU), es un problema de salud pública, que de acuerdo con la Gaceta Mexicana de Oncología, ocupa la segunda causa de cáncer más común en México y la tercera causa de muerte en el mundo.

Te podría interesar:  Exposición al sol puede generar daños irreversibles en la piel: IMSS

La forma de prevenir el cáncer cervicouterino es a través de pruebas como el papanicolaou, que permite identificar lesiones precancerosas. Sin embargo, en México se requieren nuevas técnicas que sean más accesibles y específicas.

El cáncer cervicouterino, apunta un reporte de la Organización Mundial de la Salud, se desarrolla por la presencia del virus del papiloma humano; para detectarlo es necesaria una prueba de tamizaje.

De acuerdo con MSD México, la forma de prevenir el contagio por VPH es con el uso del condón de forma correcta cada vez que se tengan relaciones sexuales.

Te podría interesar:  Comparte IMSS estrategias preventivas contra coronavirus

En el caso de las mujeres, el VPH se puede prevenir mediante las pruebas de tamizaje, el cual se hace cada año a partir de los 25 años o cuando inicia una vida sexual activa.

El VPH es una enfermedad de transmisión sexual que pueden padecer hombres y mujeres; se adquiere al tener relaciones sexuales con una persona infectada, lo cual provoca la aparición de verrugas genitales o ciertos tipos de cáncer.

Te podría interesar:  Insectos, ¿la comida del futuro?

Las verrugas genitales aparecen como pequeños bultos o grupos de bultos en la zona genital, alrededor del pene o del ano, estas pueden tener una apariencia pequeña o como grandes bultos, algunas veces planas o con forma de coliflor.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, anualmente se estima una ocurrencia de 13 mil 960 casos en mujeres, con una incidencia de 23.3 casos por cada 100 mil mujeres.